MARCHA POR LA VIDA

Por : Luis Alfonso Cabrera

La Banda Municipal de IpialesCerro con un concierto el evento de la marcha por la Paz realizado en Ipiales.

El viernes 26 de agosto, Colombia y las grandes capitales del mundo salieron a marchar y a hacer plantones por la vida, por el trabajo de líderes y defensores, por miles de héroes cotidianos que silenciosamente defienden la dignidad humana.

 

 

El viernes 26 de agosto, Colombia y las grandes capitales del mundo salieron a marchar y a hacer plantones por la vida, por el trabajo de líderes y defensores, por miles de héroes cotidianos que silenciosamente defienden la dignidad humana.

Esta jornada por la vida se realizó en las grandes capitales del mundo, convocada por el Movimiento Defensamos la Paz, luego del brutal crimen en contra de María del Pilar Hurtado frente a su hijo menor de edad. A este llamado se vincularon miles de personas y organizaciones sociales, sumándose a un coro que clama por la vida, para demostrar que la sociedad es capaz de ponerse en pie para defender sus derechos.

La marcha del 26 de julio nos dio la oportunidad de encontrarnos, de reunirnos en torno al noble sentimiento de la solidaridad en favor de la convivencia, para confirmar que pertenecemos a la familia humana y que nos duele tanta muerte.

Se ha dado el primer paso para derrotar a la muerte como es el de derrotar la indiferencia, expresando nuestra palabra, en canciones, pancartas, flores, velas y la bandera de nuestra esperanza, el verdadero motor para formar un país mejor. 

Son cientos, miles de nombres de hombres y mujeres que han sido escritos en los epitafios, en el muro de la vergüenza, nombres que debemos reivindicar para que se recuerden con respeto en la historia del coraje y de los sueños para que no caigan en el olvido, para que se conviertan en semilla fecunda de paz.

Ante la muerte no podemos distinguir colores, ideologías o partidos, la única bandera que nos une es la bandera blanca de la paz, de la fraternidad humana, de la vida. Nuestro suelo ha sido ofendido con el derramamiento de sangre de nuestros hermanas y hermanos, con la violencia de las guerrillas, paramilitares, particulares y del mismo Estado, con armas que han sembrado odios y venganzas, armas que han enceguecido los corazones.

El presidente dice que no puede proteger a todos y se esconde detrás de las estadísticas, mientras todos los días asesinan un líder. No hay alternativa, sólo el pueblo puede defender la vida, movilizándose, solidarizándose, cuidándose, organizándose.

Nos corresponde despertar la conciencia, de la presente y de las futuras generaciones, para detener la guerra, porque la muerte nos duele, y más cuando son guerreros cobardes que matan mujeres indefensas dejando niños huérfanos, sembrando odio.

Todos los padres y madres, todos los profesores, todas las autoridades, tenemos la misión de enseñar que el verdadero desarrollo es humano, que los valores son el máximo tesoro, como la solidaridad, la familia, el amor. Los que matan por la pagan deben tener familia, alguna vez debieron sentir afecto por algún ser querido, eso no se puede olvidar, para que se entienda que lo material es secundario, que el mercado todo lo vuelve mercancía, a la misma gente le pone precio, a la madre tierra y a las conciencias.

Son las empresas de la avaricia la fuente de la muerte, como el narcotráfico, la minería, el latifundio, la corrupción, cada una con su propio ejército. Son las empresas del gran capital las que ordenan asesinar a cientos de indígenas, campesinos, como ha sucedido en Nariño con las comunidades Awá.

Todos somos responsables de todos, todos tenemos deberes, todos somos padres, todos somos hijos, y el odio terminará cuando volvamos al sentido de la tierra, cuando nos duelan todas las muertes y seamos capaces de entender al OTRO.

luisalfonsocabrera@yahoo.es

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. RENOVAR LOS OJOS | La Ipialenisima - […] Leer Más […]
  2. EL VIVO ELECTOR | La Ipialenisima - […] Leer Más […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Autores

Ambientalistas asesinados, el gobierno que se hace de la vista gorda y una Coponariño ineficiente y politizada.

Ambientalistas asesinados, el gobierno que se hace de la vista gorda y una Coponariño ineficiente y politizada.

Al doloroso hecho de que nuestro país es el más peligroso del mundo para los líderes sociales, ahora se les suma el récord mundial de asesinatos a líderes ambientales, así lo hace conocer la organización británica Global Witness. Esta entidad en su informe anual explica que Colombia ocupa el primer lugar en asesinatos de líderes ambientalistas con 65 casos, mientras el segundo, que es México, presenta 30 casos. En cuatro años, dice el informe, el aumento ha sido del 140 por ciento contra las causas ambientales…

“Educad a los niños y no tendréis que castigar a los hombres”

“Educad a los niños y no tendréis que castigar a los hombres”

… A finales de 2001, el doctor Antanas Mockus, adaptó y adoptó para Bogotá medidas administrativas de protección para menores de edad, por los altos índices de delincuencia juvenil, prostitución y consumo de bebidas alcohólicas y sustancias psicotrópicas, que hacían -y hacen- de la capital otro flagelo de criminalidad difícil de erradicar…

Sálvense quien pueda o consíganse un bate para defenderse.

Sálvense quien pueda o consíganse un bate para defenderse.

… Con esta clase de Plan de Desarrollo no se hace nada. Aquí se necesita medidas a corto y largo plazo, con un alcalde y un secretario de gobierno que escuchen a la ciudadanía, que no se escondan. Que coordinen con las Juntas de Acción Comunal las capacitaciones y operativos, los mapas sociales y diagnósticos, recuperando los espacios barriales, arreglando sus vías, mejorando la iluminación, arreglando y recuperando polideportivos, fortaleciendo la minga, fomentando el deporte y la cultura, apoyando con estudio y trabajo a los jóvenes, promoviendo empresa, ayudando a los sectores menos favorecidos. Precisamente todo lo que no se hace…

¡Envíanos Tú Columna!