Editorial

Alirio Velásquez V.

Colombia ha sido narrada pero no ha sido contada… todo lo que ha estado pasando ya pasó, ya fue escrito…”, anota el bogotano Ricardo Silva Romero, escritor, periodista, guionista y crítico de cine. Afirmación que puede comprobarse cuando se está frente a una magnífica colección como la del periódico Sur Liberal, semanario Ipialeño, cuya primera edición apareció pocos meses después del trágico 9 de abril de 1948.

En sus páginas este órgano informativo del Partido Liberal de Obando, evidencia una máxima del ejercicio periodístico: “la verdad no se entierra con los muertos”. La verdad sobre Ipiales, ya ha sido contada, ha sido vivida y aunque olvidada puede ser desentrañada para bien de nuestro devenir histórico. Si lo fue para Colombia entera, para Ipiales el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán constituyó el acontecimiento político más dramático y trascendental; y como ha venido ocurriendo en todo el País.

Desde la desaparición del caudillo Liberal, no ha cambiado nada de lo fundamental pues los acontecimientos no fueron los causantes de la violencia a la que estaban abocados los obandeños; lo que pasó es que la violencia se polarizó, se recrudeció y hasta hoy podemos afirmar que los sujetos de la violencia han cambiado de nombre sin que la violencia haya cambiado de rostro. Otra de las verdades es que en Ipiales, antes de aquel fatídico viernes 9 de abril, no fueron tantos los liberales seguidores de Gaitán puesto que muchos de ellos eran “Turbayistas”, -simpatizantes de Gabriel Turbay-; el liberalismo tuvo muchas diferencias con Gaitán, ya que a raíz de lo acontecido en 1946, lo acusaba de haber permitido el ascenso del conservatismo al poder aunque, poco más tarde, fuese proclamado jefe único del Partido Liberal, como una forma de cerrar filas ante la persecución del partido de gobierno.

Jorge Eliécer Gaitán Ayala alteraba la composición del liberalismo pero al final, este Partido, ya le debía respeto y admiración al prohombre que poco a poco estaba revaluando las tesis políticas en favor de la ideología liberal, trazaba las rutas del socialismo como las del porvenir del Partido y, paulatinamente, venia ganando un abrumador respaldo popular.

En Ipiales, los “Gaitanistas”, en su mayoría, eran ciudadanos del común, no participaban activamente en política, meros instrumentos pasivos que sólo se manifestaban en las jornadas electorales o en las visitas que el Caudillo hizo a la denominada “Plaza Roja del Sur de Nariño”. En ese entonces existía una desorganización política, además que eran muchos los conservadores que vivían en esta ciudad, los ideólogos, los políticos, los dirigentes liberales estaban matriculados a otras corrientes del “Liberalismo” y, por el contrario, veían en Gaitán una amenaza para sus intereses económicos y políticos.

Carlos Lemons Simmonds, refiriéndose a la figura de Gaitán y su trascendencia en el País escribió que “la historia no está sometida a leyes inmutables sino que la zarandean a su antojo, el azar, la casualidad, y la intervención de un sólo individuo o un sólo accidente en un sólo decisivo instante, puede trastornarlo todo para bien o para mal”.

Algo extraordinario les ocurrió a los liberales ipialeños, cuando pasada la 1:00 de la tarde del 9 de abril de 1948, estupefactos escucharon en el radio público ubicado sobre la calle 9ª  de la Plaza 20 de Julio, -en la sastrería de don Victoriano Almeida- que el jefe máximo del Partido Liberal, Jorge Eliécer Gaitán, había sido víctima de un atentado criminal; fue cuando los liberales, -“gaitanistas” o no-, se sintieron más liberales que nunca, se contagiaron del ambiente de dolor y rabia que surgía desde las emisoras bogotanas, que alrededor de las 2:00 de la tarde, confirmaban la muerte del Caudillo.

Nunca se entendió -ni se entenderá-,  la trascendencia de lo ocurrido ese día en Ipiales; hoy después de 72 años, pocos ipialeños evocan y recrean el hecho a su manera: unos se inculpan entre sí, reclaman herencias ideológicas del “Gaitanismo”; pero, está comprobado que los muertos y heridos de ese día, como en toda rencilla revolucionaria, provenían de “ las bases” liberales, de jóvenes corajudos de incipiente conciencia política, cuyos sacrificios ahora están  olvidados, que sólo distinguían el color de sus banderas no obstante compartir las mismas metas, los mismos ideales sus mismas pretensiones sin resolver.

Lo cierto es que desde aquel día del fatídico año 48, Ipiales también sufrió una etapa, aún más oscura de intimidación, censura, y supresión de los derechos fundamentales de quienes estuvieron en la revuelta del 9 de abril y de los que no, pero que de igual manera fueron perseguidos por el simple hecho de identificarse políticamente como “liberales”; muchos de esos ipialeños que quisieron participar de esa revolución, amorfa flor de un día,  tuvieron que vivir muchos días de angustia fruto de un fanatismo obsecuente de una lucha sin causas claras.

Igual a lo ocurrido en el “Bogotazo”, simultáneamente en Ipiales, centenares de liberales de todos los tintes, desgastaron sus energías en una protesta ciega; ese 9 de abril los liberales ipialeños se creyeron más liberales que nunca contagiados por el dolor y la rabia de haberle matado a quien -en ese momento se dieron cuenta-, podría haber sido el redentor de la dignidad liberal y salvador de la Patria.

Sin embargo, muy pocos años después, los perseguidos del 9 de abril ya habían olvidado la fatídica fecha, ya habían olvidado a sus muertos y ya hacían parte de las nuevas componendas de los Partidos, siguiendo a nuevos líderes que proponían los postulados revolucionarios del “liberalismo “Santista” Lopizta”,  o “Llerista”, en contraposición de las empolvadas tesis del “Unirismo” del finado Gaitán, para entrar a compartir el poder a través del Frente Nacional, para pretender “pacificar”, al menos, las contiendas partidistas  porque  al País ya no  lo pacificaría nadie.

No obstante el Liberalismo ipialeño en la segunda mitad del siglo XX, en varias ocasiones, y desde los diversos movimientos, contó con gran representatividad en organismos del poder público, Liberales como: Ulpiano Rueda la Rota, Nelson Miranda Salazar, Gerardo Martínez Pérez, Nelson Enríquez de los Ríos, Guillermo chaves Chaves, Ernesto Vela Angulo, Manuel María Montenegro, Horacio Ortega, Leonel Chaves Agudelo, Miguel Ángel Pérez, Carlos Cabezas Villacrez, entre otros ocuparon escaños en el Senado de la República, la Cámara de Representantes, Ministerios, Corte Suprema de Justicia, Consulados , Embajadas etcétera.

Coincidimos –pero a medias- con el postulado de Silva Romero: En la política de Ipiales todo lo que está pasando ya pasó!… ya ha sido narrado, ya ha sido escrito; pero aún padecemos de esa contagiante enfermedad del Surrealismo mágico: “La peste del Olvido”.

     El Director

Solo Trío en la XXVI versión del Mangostino de Oro.

La Ciudad de Ipiales estará representada por Sólo Trío en la vigésima sexta versión del Festival Mangostino de Oro, reconocido evento de música andina, colombiana y latinoamericana en la que participan: duetos, tríos, solistas y compositores de canciones inéditas que se realiza en San Sebastián de Mariquita (Tolima) del 13 al 15 de agosto….

read more

Según el IDSN, Ipiales se mantiene en un digito la cifra de positivos diarios, y no ha reportado muertes.

… En Ipiales, el IDSN informa de 2 nuevos positivos Covid-19, para un total, hasta hoy, de 8.143 (9.46%); está por encima de los 550 casos activos. Hoy, como en los últimos días, no se informa sobre víctimas mortales del virus. De acuerdo con el IDSN, serían 369, aproximadamente, los fallecidos, hasta el momento, en la Ciudad Fronteriza…

read more

La ocupación de UCI en Nariño es del 47.1%, de las cuales el 16.1% está asignado a pacientes Covid-19.

Nariño este 22 de septiembre el Instituto Departamental de Salud (DSN) informó que 86.041 pacientes que han padecido el Covid-19 se han recuperado. Son 3.050 las personas fallecidas como consecuencia del Covid-19. en las últimas horas se registran 24 nuevos positivos, 362 activos y una ocupación del 47.1% en UCI. Ipiales hoy se reporta de 3 nuevos contagios y no informa sobre fallecidos, como consecuencia del coronavirus…

read more

Poemario del docente de la UNAL, en Feria del Libro de Madrid

… El escritor y doctor en Teoría y Estética Cinematográfica de la Universidad Complutense en Madrid, asegura que su obra da cuenta de un provinciano que va cruzando toda Europa, maravillado de lo que va encontrando y también de cómo va resistiendo y reexistiendo en su paso por las ciudades portuguesas, francesas, alemanas, rusas, y luego el regreso a su pueblo natal…

read more

4 de los 64 municipios informan de nuevos positivos para Covid-19. Ipiales hoy reporta cero contagios y cero fallecimientos.

Nariño este 21 de septiembre según el Instituto Departamental de Salud (DSN) informó que 86.014 pacientes que han padecido el Covid-19 se han recuperado. Son 3.046 las personas fallecidas como consecuencia del Covid-19. en las últimas horas se registran 19 nuevos positivos, 370 activos y una ocupación del 46.8% en UCI. Ipiales hoy no reporta nuevos contagios y no se ha informado sobre fallecidos, como consecuencia del coronavirus…

read more

En lo que va corrido septiembre Nariño ha reportado tres días con cero fallecidos por la Covid-19.

…Las cifras sobre contagios de los últimos ocho días en el Departamento se presentan de la siguiente manera: lunes13 de septiembre 374; el martes 14: 390; miércoles: 385; jueves 16: 380; viernes 17: 415; sábado 18: 369; Domingo 19: 378 y lunes 20 de septiembre: 374. Respecto a las muertes y recuperados en las últimas horas no se reporta casos sobre víctimas fatales del virus, lo cual la cifra se mantiene en 3.044 óbitos hasta el momento. EL jueves 2, el lunes 13 y el lunes 20 Nariño no estuvo entre las cifras de óbitos; 16 pacientes superaron el virus en las últimas horas…

read more

Sálvense quien pueda o consíganse un bate para defenderse.

… Aquí se necesita medidas a corto y largo plazo, con un alcalde y un secretario de gobierno que escuchen a la ciudadanía, que no se escondan. Que coordinen con las Juntas de Acción Comunal las capacitaciones y operativos, los mapas sociales y diagnósticos, recuperando los espacios barriales, arreglando sus vías, mejorando la iluminación, arreglando y recuperando polideportivos, fortaleciendo la minga, fomentando el deporte y la cultura, apoyando con estudio y trabajo a los jóvenes, promoviendo empresa, ayudando a los sectores menos favorecidos. Precisamente todo lo que no se hace…

Cuando el poeta Eduardo Carranza visitó a Ipiales

Gracias a las diligencias que hizo la Casa de la Cultura de Ipiales, que para entonces llevaba ya dos años de funcionamiento, Miguel Garzón Arteaga logró que Eduardo Carranza visitara Ipiales, y así se hizo, llegó en compañía de la poeta Josefina Vallejo de Castelblanco, y fue atendido con una suculenta chara con espinazo en casa de la poeta y periodista Blanca Morillo Benavides, estuvieron: Hugo Garzón, Luis Paredes, José González, Julio César Chamorro, entre otros, donde se departieron buenas viandas y buenos vinos, para así aderezar la conversación que giró en torno a temas literarios…

“Educad a los niños y no tendréis que castigar a los hombres”

A finales de 2001, el doctor Antanas Mockus, adaptó y adoptó para Bogotá medidas administrativas de protección para menores de edad, por los altos índices de delincuencia juvenil, prostitución y consumo de bebidas alcohólicas y sustancias psicotrópicas, que hacían -y hacen- de la capital otro flagelo de criminalidad difícil de erradicar.

Bre Walker

Nulla porttitor accumsan tincidunt. Cras ultricies ligula sed magna dictum porta. Nulla porttitor accumsan tincidunt. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing